La ventaja del optimismo

 

Historias mexicanas modernas

28 noviembre 2019

 

Por DAVID PÁRAMO

Quienes tratan de criticar a Jesús Seade suelen decir que es muy optimista, como si esa característica fuera intrínsecamente mala o una muestra de ingenuidad inadmisible para el negociador en jefe del gobierno mexicano.

De entrada, el Padre del Análisis Superior les obsequia un axioma: El éxito se logra pasando de frustración en frustración sin perder el ánimo y la disposición de ganar.

En segundo término, ser optimista es una característica fundamental para lograr el éxito. Segundo axioma. Si no se es optimista –en cuanto a la capacidad de lograr el objetivo– es imposible alcanzar la meta, sobre todo si no se puede ver. Séneca escribió que “no sopla buen viento para el velero que no sabe a dónde va”.

El subsecretario para América del Norte ha confiado en la aprobación del acuerdo con base en el conocimiento cercano del tema. Tiene fe en la palabra que le empeñó Nancy Pelosi de que el acuerdo comercial sería ratificado.

En una reunión entre los dos, Seade deslizó un provocativo “si el acuerdo se firma” y la legisladora demócrata palmeó la mesa mientras respondía “sí se firmará”.

Como el PAS le explicó ayer, la oposición a Donald Trump le ha dado vueltas y vueltas a la aprobación en el contexto de la disputa electoral, donde ha tenido un papel muy relevante la virulencia de los sindicatos de Estados Unidos que, vergonzosamente, han encontrado apoyo en legisladores de Morena como Napoleón Gómez Urrutia.

Sin embargo, se mantienen las razones para el optimismo fundamentado de Seade. En un complejo mensaje político dejó entrever, por primera vez, que se debe iniciar la revisión de los textos.

Y cuando usted esté leyendo esta columna una delegación del gobierno mexicano estará en Estados Unidos teniendo contacto de primer nivel para destrabar la negociación comercial.

REMATE PERSPECTIVO

¿Quién estará más cerca de la verdad en torno al libro Economía moral? ¿Carlos Urzúa, que lo califica como simplemente un manifiesto político, o el senador de Morena Ricardo Monreal quien dice que es un documento económico fundamental en la actual coyuntura? ¿La diferencia de opinión es porque uno es un exservidor público y el otro un legislador del partido oficial?

El PAS le sugiere que forme su propio criterio sin ningún filtro. La decepción y el servilismo son dos sentimientos que confunden las opiniones objetivas.

REMATE IMPULSADO

No cabe ninguna duda, el programa de infraestructura con inversión privada que ayer anunció el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es totalmente correcto y tiene un importante potencial para activar la economía.

Pero… el uso excesivo de reuniones para promoverlo lo desgastaron e hicieron que perdiera una buena parte de su impacto positivo. El primer anuncio de este programa de infraestructura se dio a finales de agosto y no fue sino hasta ayer cuando dio el primer paso para materializarse.

Es de esperarse que en el cortísimo plazo estos anuncios comiencen a convertirse en obras y se normalicen estas licitaciones.

REMATE ESPERADO

Como era de esperarse, la intención de construir el aeropuerto de Santa Lucía se enfrenta a la realidad.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, usó a Aeropuertos de París Ingeniería como ariete para descalificar a quienes advertían sobre los problemas que podría tener la construcción del ASL sin realmente tener un estudio de factibilidad.

Ayer se presentó el documento y, en realidad, reconoce situaciones que ya se habían advertido: pistas que no podrán hacer operaciones simultáneas y una que, únicamente, tiene la capacidad de recibir aterrizajes, pero no despegues.

Es necesario recordar lo que estableció en su momento el Padre del Análisis Superior: sí se va a construir la terminal aérea, pero no funcionará. La otra sería hacer una introspección para tomar la mejor decisión para México.