Epistolario

Epistolario

SOS, un presidente fuerte

Por Armando Rojas Arévalo

MARCIA: Lo de los ventiladores devueltos. ¿Lo crees? Yo tampoco. Suena a maniobra para desactivar el escándalo y las preguntas futuras de qué pasó con la investigación y la correspondiente sanción. El gobierno ha perdido notablemente la credibilidad. Tantas contradicciones; hoy se dice una cosa y después cambia de parecer. La verborrea diaria ya cansa. Por otro lado, la polarización que ha fomentado y la sistemática victimización de la que se dice objeto, son cosa de todos los días.

México quiere un presidente fuerte, y de eso todos los mexicanos estamos convencidos. Queremos un mandatario que nos diga por dónde, no al que nos endose a sus adversarios. Queremos un presidente que nos dé certidumbre y con serenidad nos muestre y lleve a puerto seguro.

Sabemos que los tiempos son difíciles, pero más serán los que vienen. La recesión económica y los problemas sociales que provocará el cierre de empresas y el consiguiente desempleo, obligan a tener un capitán sereno en el timón del barco.

Muchos sabemos que su lucha contra la corrupción le ha acarreado poderosos adversarios que no lo dejan ni dejarán gobernar con eficiencia este país. Sin embargo, también que hay reconocer que él es proclive a la confrontación. Y así menos.

HOY, LÓPEZ OBRADOR se deslinda de las amenazas en contra del periódico Reforma. Seguro, no tiene nada que ver con tales amenazas, pero él tiene la culpa de las sospechas, pues sus enemigos solamente capitalizaron las descalificaciones que ha hecho del diario en varias mañaneras, para hacerle llegar mensajes intimidatorios al periódico.

DE OTROS asuntos. YOSHIO no fue mi amigo, debo ser sincero, aunque varias veces coincidimos en reuniones de amigos en Cuernavaca. Como descendiente de japonés, fue un caballero, siempre sonriente, siempre educado. Su nombre completo fue YOSHIO GUSTAVO NAKATANI AVILA. Nos deja estupendas interpretaciones, de manera especial un homenaje a ALVARO CARRILLO. Lamento profundamente su fallecimiento.

Del que mejor no quisiera hablar por pena ajena, pero debo hacerlo porque mi oficio me obliga, es de VICENTE FOX. Llorón, no tiene vergüenza.  “Difícilmente tengo para comer”. ¿Y el “centro de estudios” con hotel y salones para fiestas que hizo en su rancho siendo presidente, qué? Por vía de mientras, algunos espontáneos le han hecho llegar despensas a su casa, para ayudar al pobrecito.

OTRO QUE tiene la lengua muy floja y debe estar mordiéndosela cada minuto es el gobernador de Puebla, LUIS MIGUEL G. BARBOSA. Hace unas semanas dijo que el Coronavirus sólo le pega a los ricos. Para que mejor se calle, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dieron a conocer que la tasa de mortalidad, entendida como la proporción de fallecimientos por COVID-19 en una población concreta por cada 100 mil habitantes, es más alta en los municipios con altos índices de pobreza.

La tasa de mortalidad más alta a nivel nacional la tiene el municipio de San Pedro Molinos, Oaxaca, con 142.45. En esa localidad, el 90.8 por ciento de la población vive en pobreza. Le siguen Sanahcat, Yucatán (109.35), y San Miguel Tequixtepec, Oaxaca (94.88), con 49.9 y 87.7 por ciento de la población en pobreza, en cada uno de los casos.

Al revisar la tasa de incidencia, en la tasa de letalidad no aparecen los municipios más afectados por número de contagios. En este caso sobresalen localidades de Oaxaca, Yucatán, Guerrero, Sonora, Puebla y Tlaxcala.

CUANDO DIGO QUE JESUS RAMIREZ debe cumplir mejor con su función como director de comunicación social del presidente de la República, no me refiero solamente al trabajo de boletinero, sino ser operador con medios, directores y periodistas para armonizar las relaciones personales de LÓPEZ OBRADORES con los comunicadores. Si su jefe polariza o descalifica, JESUS debe allanar el camino. O al menos sugerirle a su jefe que le baje unas rayitas a sus tensas relaciones con el gremio periodístico.

LO QUE SUCEDE en NOTIMEX, la agencia oficial del gobierno, es escandaloso y obliga al presidente a hacer una rectificación. SANJUANA MARTINEZ lleva 14 meses al frente de la agencia noticiosa, caracterizándose por sus desaciertos. Contraria a la máxima de que “perro no come carne de perro”, SANJUANA se ha dedicado a perseguir y atropellar sin descanso, primero al sindicato que le organizó una huelga, y a periodistas –especialmente mujeres- que supone adversarias de ella y la 4T.

La organización internacional Artículo 19 ha solicitado al presidente la suspensión temporal de SANJUANA y su directiva, mientras se investigan las denuncias que hay en contra de ellos por la campaña en redes sociales para agredir a periodistas y ex empleados de la agencia.

MIENTRAS TANTO, hace unos días allanaron el domicilio en el municipio de Zempoala del periodista hidalguense CÉSAR PEÑA SÁNCHEZ. La denuncia fue hecha por él mismo en la Procuraduría del Estado, por el allanamiento y la serie de agresiones y delitos (amenazas de muerte directas) en su agravio por parte de integrantes de una supuesta banda dedicada al despojo de inmuebles, integrada –dice él- por LÁZARO FRANCISCO y FIDENCIO CRUZ ESCOBEDO, OSCAR y JOSÉ GUADALUPE CRUZ MENDOZA.

Dice que desde hace años ha denunciado que estas personas se dedican al despojo de predios en la región del altiplano hidalguense, concretamente en Zempoala, donde son vecinos del comunicador.  Derivado de su trabajo periodístico lo han agredido, incluso han intentado arrollarlo un automóvil y han ingresado a su domicilio para agredirlo.

CAUDAE, una empresa de opinión pública, hizo una encuesta para saber qué opina el pueblo de sus gobernadores. Los últimos lugares de aceptación los ocupan MIGUEL BARBOSA y CUAUHTÉMOC BLANCO.

armandorojasarevalo@gmail.com

rojas.a.armando@hotmail.com