Falleció Bertha ‘La Chaneca’ Maldonado

Amiga de Rita Macedo y Carlos Fuentes.

Mónica Mateos-Vega y Ángel Vargas | lunes, 20 may 2020

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Bertha Maldonado con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto de Twitter @lopezobrador_FacebookTwitterCorreoWhatsAppPinterestMeneameLinkedInMás…1.3K

Ciudad de México. Este lunes falleció a los 92 años la publicista Bertha La Chaneca Maldonado, informaron sus familiares sin ofrecer más detalles. Se sabía que padecía una enfermedad crónica.

Feminista, mecenas, sobre todo amiga de grandes escritores latinoamericanos a los que impulsó en su juventud, entre ellos Gabriel García Márquez, fue también cercana al líder cubano Fidel Castro y los narradores tabasqueños José Carlos Becerra y Josefina Vicens.

Carlos Fuentes le dedicó el cuento Un alma pura, incluido en su libro de relatos Cantar de Ciegos, y fue coautora de la letra en español de las canciones de la obra de teatro Mi bella dama, junto con Luis de Llano en 1959, puesta en escena dirigida por Manolo Fábregas.

Colaboradora de esta casa editorial, La Chaneca es recordada como una mujer creativa, talentosa y apasionada, mujer de izquierda, quien ideó para acompañar la caricatura ‘amlito’, realizada por el historietista José Hernández, la frase “sonríe, vamos a ganar”, que acompañó la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

La esposa del presidente de México, Beatriz Gutiérrez-Müller, escribió en su cuenta de tuiter: “En la familia estamos tristes por el fallecimiento de Bertha Maldonado, nuestra querida Chaneca. Es de las personas que más aportó a la lucha por la transformación de México. Abrazos míos y de Andrés Manuel a sus familiares y amigos”.

Minutos después López Obrador expresó sus condolencias: “Ya había enviado con Beatriz mi pésame a familiares y amigos de Bertha Maldonado, nuestra admirada Chaneca, cuando me hicieron llegar esta foto. Es de cuando me entrega el moño que usamos en señal de protesta contra el desafuero, iniciado en 2004”.

Bertha Maldonado Gallegos nació el 11 de febrero de 1928, fue esposa de Fernando Rafful Miguel, cuando este era secretario de Pesca, del cual posteriormente se divorció. También fue exsuegra de Luis Donaldo Colosio, madre de la primera esposa del político sonorense.

Fue ejecutiva de una empresa de prestigiosa agencia de publicidad.

Lectora empedernida, se definía como curiosa y autónoma, pues, explicaba “la curiosidad me mantiene alerta y la autonomía me mantiene libre”.

Acerca de su sobrenombre, explicaba que llevaba tantos años siendo La Chaneca que si alguien la llamaba Berta ni volteaba.

“¿Quién soy o qué soy? Vayan a saber. Cada día se es algo muy adentro que no tiene nada que ver con lo que se es afuera. Soy mamá de Irene y Aline, abuela de Camila, Álvaro y Emilio, compañera de vida de Hila y Tina, y amante de mis perrucos, Capullo y Bisbirinda, y de mis gatas, Mimí y Cuca. Amiga de mis amigas, antojadiza y capaz de ir por Carretera a Palmillas a comer un taco de barbacoa”, escribió en la revista Debate feminista, de la que fue colaboradora.

En esa misma publicación, en 2010, en un largo artículo acerca de la senectud, a propósito de sus 82 años de vida, afirmó que la vejez era una condición que la tenía sin cuidado, que era “estar y sentirse bien, pero no como antes. Eso es para mí la vejez. No existe si no te dejas. Sí existe el montón de años, sí existe la ‘edad’ con sus tiesuras y dolores, aunque no quieras. Pero si no la tomas en cuenta, la muy cabrona se te olvida… ¿Cuál vejez?”.

Su amistad y cercanía con el Nobel colombiano García Márquez fue más que conocida, e incluso se asegura que ella, al lado de los escritores Emmanuel Carballo y Juan García Ponce, apoyaron con sus observaciones la fabricación de las aventuras de los Buendía, en la novela Cien años de Soledad.

También de ella fue la mesa donde Gabo escribió ese relato en 1967.

En una entrevista que forma parte del libro Los artistas de la técnica: historias íntimas del cine mexicano, el cineasta Jorge Fons recordó que siendo muy joven trabajó en una compañía de publicidad de cuyo departamento creativo era responsable Chaneca y en el que colaboraban algunos de quienes años más tarde serían grandes personalidades de las letras hispanas.

“Claro que era un lugar sui generis, escribe Fons, pues ahí trabajaban García Márquez, Fernando del Paso, La China Mendoza, Álvaro Mutis. La Chaneca Maldonado era la creativa de ahí y fue realmente la mecenas de todos nosotros. Le costábamos un problema, siempre estaba defendiéndonos, porque éramos malos publicistas, ¿no?”